11 libros

Destacado

xiomara

Foto: Alejandro Toro. 2012

 

Hago una lista con 11 libros que han permanecido conmigo:
1. Rayuela de Julio Cortázar
2. Frankestein de Mary Shelley
3. El Principito de Saint Exupery
4. Momo  y los hombres grises de Michael Ende
5. Poesía de Enriqueta Arvelo Larriva
6. Lanzas Coloradas de Arturo Uslar Pietri
7. Los Cuentos Grotescos de Pocaterra (Biblioteca Luis Fadul Hernández)
8. El Padrino de Mario Puzzo
9. El Anticristo de Nietzsche
10. Cuentos de García Márquez (ya no me gustan tanto como antes)
11. Una habitación propia. Virginia Woolf

Anuncios

#131. ¿Hacer o no hacer? 8 cosas que no hago

Etiquetas

, , ,

img_20190515_171817_656-1792646338.jpg

Tengo un poco de desorden en mi escritorio mientras termino unas ilustraciones, tomo un café que me sabe a gloria, más tarde ordenaré todo; recibo una invitación para una fiesta que no es de mi interés, reflexiono sobre lo que amo hacer y lo que no. Miro sobre mi línea del tiempo y puedo ver los momentos cruciales que fueron como saltos, como vuelta de páginas, como empezar una nueva vida en el transcurso de los últimos 15 años. Por aquí dejo las cosas que yo ya no hago.

1. Leer ficción en español. Solo leo libros que tienen que ver con mi profesión: educación, psicología, programación neuro-lingüística, inteligencias múltiples…Leo ficción solo en francés e inglés.

2. Ver televisión. No veo televisión por falta de tiempo, porque prefiero ahorrarme el dinero que implica pagar las operadoras y porque poco me interesa la programación que ofrecen.

3. Ver películas o series. (No veo series desde hace 15 años). Prefiero leer sipnosis, críticas, análisis de films. Exacto, no tengo Netflix, nunca lo he tenido y hasta ahora no lo he usado. El cine y Netflix me parecen opciones de entretenimiento muy interesantes, pero yo no tengo el suficiente tiempo ni interés en ello.

4. Ir a fiestas o discotecas. Me aburren. Sin embargo, me gustan los eventos tipo desayuno de un gremio en particular: escritores, emprendedores, psicólogos, aunque yo no sea uno de ellos, me agrada compartir en este tipo de eventos. Me atraen las ferias de libros, ferias de lectura, productos naturales, jardinería…

5. Tener cualquier contenido en mis redes sociales. Tomé la decisión de tener un perfil profesional en mis redes sociales. Si bien tenía amistades que apreciaba, sus publicaciones me empezaron a producir sentimientos negativos como depresión, decaimiento y hasta desesperanza porque algunos se volvieron fanáticos religiosos, fanáticos de una ideología política mostrándose en sus publicaciones agresivos e intolerantes; entonces decidí no seguir consumiendo ese contenido eliminándolos de mis contactos. También evito personas que publican chistes homofóbicos, sexistas o racistas.

6. Discutir en redes sociales. En los últimos años he participado escasamente en discusiones y ha sido para aclarar un punto que he creído importante, sin embargo en todas las oportunidades que lo he hecho me ha quedado la sensación de lo inútil y la pérdida tiempo. Algunas veces tengo un mínimo de interacción para conocer personas en grupos de idiomas por ejemplo.

7. No tomarme los asuntos a título personal. Este punto me ha traído paz, ahorro de tiempo y energía. Mirar los conflictos desde afuera sin involucrar mis emociones ha sido una de las mejores decisiones de mi vida.

8. Escuchar música por escuchar cualquier cosa. Me gusta oírla con calma y atención, prefiero el silencio antes que utilizar la música como ruido ambiental.

¿Qué por qué fui tomando estas decisiones? ¿Si alguien me aconsejó? ¿Tuve alguna orientación?

Cada una estas de estas decisiones me han hecho sentir más tranquila, segura, creativa, tener más tiempo para hacer actividades que me gustan, tener más energía y resolver problemas. Creo que fue una suma de experiencias que partieron de mis prácticas de estar quieta y en silencio temprano en las mañanas, de escuchar mi interior, además de reflexionar ante la manera de vivir de otras culturas, de los consejos de amigos y de diversas lecturas. Estoy convencida que pensar, reflexionar, resolver problemas de manera inteligente y cultivar hábitos positivos traen la felicidad, comprendida esta como disfrutar del proceso de la vida independiente de la realidad que nos toca vivir y sacar todas las ventajas posibles, o al menos saber construirlas. Y tomando el título del libro de Napoleón Hill llego a la conclusión que pensar sí nos enriquece.

#130. Derrumbando mitos sobre el aprendizaje de idiomas en adultos

Cuántas veces has escuchado que los niños aprenden más rápido un idioma extranjero y muy por el contrario a los adultos se les hace más difícil. Analicemos los siguientes números:

1. El promedio para aprender un idioma es entre dos a tres años. En un niño este tiempo pasa desapercibido, en un adulto es más evidente.

2. De un universo de 100 niños hay una diferencia en la edad de adquisición del lenguaje, la calidad de la fonética y el número de vocabulario. Esto relacionado con el porcentaje de niños que aprenden su lengua materna, todo va a depender del ambiente donde se desarrolle, la estimulación recibida y las particularidades de cada niño. Un niño en promedio adquiere su lengua materna entre los dos a tres años de edad.

3. El niño inscrito en un curso de idiomas por lo general proviene de un hogar donde el aprendizaje de un idioma es un valor importante.

4. La dificultad en un adulto se manifiesta más por la falta de experiencia en el aprendizaje de una segunda lengua y por la necesidad de adquirir sonidos nuevos que por la capacidad intelectual. En la experiencia del aprendizaje de idiomas en la escuela primaria resalta la idea que el niño adquiera los sonidos a temprana edad y se facilite su proceso de aprendizaje más adelante.

5. La actitud de un niño y un adulto ante las actividades, la escucha y el estar presente, al contrario de lo que se piensa, por lo general el adulto se distrae con mayor facilidad y tiende a usar más el teléfono en clases; puede ser también porque las actividades de los niños son más lúdicas.

6. Los niños y los adultos que están expuestos a diferentes idiomas tendrán más habilidades para aprender otros idiomas.

Lo que influye en el éxito del aprendizaje de un idioma en un adulto es la técnica.

A partir de mi experiencia aquí les dejo 21 tips para aprender un idioma:

1. Escuche, escuche y escuche. En lo personal creo que el punto de partida para un principiante es la fonética así mismo como un bebé se centra en escuchar los sonidos y después balbucear. Es el mismo proceso de un adulto para adquirir una segunda lengua. Escuchar e intentar reproducir los sonidos. Mejor a solas para estar más cómodos

2. Estar aquí y en el ahora. Estar concentrado y tener la mente quieta. Apagar el teléfono y centrarse en la clase o en la lección.

3. El Alfabeto fonético internacional(*). Aprenda poco a poco y dentro del contexto esta importante herramienta. No se complique tratando en dominarla, simplemente úsela como apoyo.

4. Escuche activamente. Entrene la discriminación de los sonidos con la escucha activa en diferentes medios: audios, vídeos, canciones, clases, podcasts…intente reconocer palabras o frases. Intente escuchar los sonidos aunque no sepa su significado.

5. Finga frente al espejo o en la ducha tener conversaciones o decir frases sueltas en voz alta.6. Dibuje. Use el garabato, los mapas mentales, esquemas como estrategia de aprendizaje.

7. Use canciones, poemas, trabalenguas, retahílas…8. Use la meditación y la visualización como medio de descanso y complemento. Medite para aquietar y organizar la mente. Visualicese hablando con fluidez en idioma que estudia.

9. Tenga variedad de estrategias y recursos. Cuando una estrategia le resulte ya muy cómoda, cambie; pero evite acumular recursos. No es lo mismo calidad que cantidad. Ni cantidad es variedad.

10. Muevase. Haga ejercicios, estirese, camine, respire profundo…permita que su cerebro tenga oxígeno y una buena irrigación sanguínea.

11. Reíase. Lea chistes, memes en el idioma que aprende.

12. Reprogame su mente. Use afirmaciones positivas para sí mismo porque puede enfrentarse a comentarios negativos y falta de confianza en sí mismo. Escribalas en lugares visibles o en sus cuadernos. Repitalas en su diálogo interior.

13. Lea siempre sobre temas de cómo aprender idiomas. Pida consejos. Que su tema de conversación ya no sea la farándula ni el cotilleo; que ahora gire en temas de cómo ser más efectivos en aprender una segunda lengua.

14. Pierda el tiempo o distráigase, (redes sociales, entrenamiento…) pero en el idioma que está aprendiendo.

15. Sea perseverante. Ya empezó. No importa si abandona un tiempo. Vuelva.

16. Experimente. Existen muchas estrategias y algunas le darán mejores resultados que otras, pero si al menos lo intenta de seguro algo le aportarán.

17. Recuerde, lo importante es comunicarse (hacerse entender y comprender). Un idioma es una herramienta que poco a poco la puede convertir en un arte.

18. No sé compare. Todos tenemos nuestras particularidades, debilidades y fortalezas. Tenemos, cada uno, una historia distinta.

19. Compita internamente; en silencio compita con los demás y con usted mismo. Sea mejor que ayer y peor que mañana.

20. Coma sano. Evite los productos que le hacen daño a su cerebro: azúcar, sal, alcohol, cigarrillos, drogas, grasas…

21. Sea gentil consigo mismo siempre.

(Soy Carmen Konrad, profesora de niños con dificultades de aprendizaje. Empecé a estudiar mi primera lengua extranjera: el francés, después de los 38 años y circunstancias de la vida me llevaron a trabajar en una Alianza Francesa, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Me interesan todos los temas relacionados con la educación porque crecí en un medio con pocas oportunidades, pero siempre intuí que era la mejor herramienta para cambiar y construir mi destino.)

Niños de una escuela al oriente de Cali Colombia, mayo 2019.

Clases de español. Segundo grado. Cali, Colombia. Mayo, 2019.

#129. Crónicas de la mañana

Mis horas favoritas del día son las primeras. Vivo en una calle estrecha frente a un parque donde los pájaros cantan desde la 1 de la madrugada, hacen una pausa entre las 8 de la noche hasta la medianoche. El sol entra por el balcón de mi estudio y aunque no puedo ver el amanecer desde aquí, puedo ver el atardecer. Estoy ubicada hacia el oriente de la ciudad. Cali se encuentra a 1.018 metros de altitud con temperaturas entre 22 a 32° C. Vivo en un pequeño apartamento en un tercer piso.

Tengo muchos vecinos que inocentes viven su cotidianidad sin saber que los observo desde mi balcón. Por ejemplo, tengo vecinos que sacan sus zapatos a secar en la acera (andén de peatones). No sé si son duendes, pitufos o viven dentro de un cuentos de hadas.

Hoy hay excremento de caballo en la calle; han pasado muy temprano por la mañana los recicladores, los señores que recogen las cosas que se pueden reciclar, andan en una carreta de madera y metal maltrecha jalada por un caballo que parecía más triste que el hombre que lo conducía. El caballo era de color marrón, me parece que era viejo.

Cerca de mi apartamento vive un gato de pelaje blanco y largo que ondea con el viento. Este gato tiene una personalidad muy particular, siempre está atento a lo que sucede en el parque. Un día llegaron unos jóvenes y niños a acampar en el parque y el señor gato los observaba escondido detrás de un árbol. Nadie se daba cuenta del espía, yo lo veía desde el balcón y me divertía su actitud acechadora, a veces subía al árbol a esconderse entre las ramas.

Hace una semana, a las 7 de la mañana, se escuchó un gran escándalo. Era un gavilán que tenía atrapado a un pájaro que trataba de escapar, pero lo tenía agarrado con las garras por las patas. El pájaro estaba de cabeza y aleataba con fuerza emitiendo mucho ruido. Al poco tiempo aparecieron una docena de pájaros con más ruido y empezaron a atacar al gavilán desde diferentes ángulo hasta que lograron que el gavilán soltara al pájaro.

Tengo dos vecinos que cuidan las plantas del parque. Los observo desde el balcón: limpian las hojas, ordenan y hasta conversan con las flores. Es una delicia ver a estos caballeros dedicarle tiempo al jardín que les ofrece el parque.

En esta calle donde vivo pasan vendedores con megáfonos o a viva voz ofreciendo variados productos: pómadas milagrosas hechas a base de hojas de coca y marihuana para tratar inflamaciones, artritis, dolores musculares, manchas, fiebres… Uno de los  que más me causa gracia es uno que anuncia su producto con efectos de eco: bolsas, bolsas, bolsas….repite hasta que solo se escucha un murmullo. Hay un vendedor al que nunca le comprendo lo que dice, de hecho nadie le entiende, pero todos saben que son caramelos lo que ofrece.

Mi estudio tiene salida al balcón y desde ahí puedo mirar a las mascotas y sus dueños que pasean en el parque. El vecino del otro lado del parque tiene no más de 9 años, saca a pasear un gallo blanco con una enorme cresta. Disfruto mucho mirarlos: el gallo picotea, canta; el niño se pone a su lado cuidándolo, lo sigue cuando se mueve de lugar.

Vivo en un lugar cuyo nombre significa estanque, pasan caballos de en vez en cuando; vivo frente a un parque lleno de flores y pájaros los doce meses del año, llueve casi todos los días, donde vigila un gato y pasean perros y hasta un gallo. Vivo en una calle estrecha en el oriente de la ciudad, es decir, por donde sale el sol y sospecho que cerca vive Blancanieves.

#128. 5 sencillos pasos para hablar español

Consejos express

  1. Haz una lista de 300 frases que te sirvan para comunicarte en lo cotidiano. Ejemplos: disculpe, hablo poco español ¿puede repetir por favor? ¿Cuánto cuesta ésto? Haz la lista poco a poco, de 50 en 50, según tus necesidades de comunicación.
  2. Utiliza el Google traductor para traducir lo que necesitas decir y pide a una persona que hable español, preferiblemente como lengua materna para que te corrija la lista y la pronunciación. Puedes encontrar ayuda en las redes sociales.
  3. Lee cada frase en voz alta de la siguiente manera: separando las palabras en silabas: ¿Cuán-to-cues-ta-és-to? Luego leelas con un ritmo musical ( real o inventado) y después las leélas normalmente.
  4. Aprendetelas de memoria, de 10 en 10; de 50 en 50 y practica contig@ mism@ frente al espejo, en la ducha…
  5. Copia varias veces la lista para recordar como se escriben y agrega frases si lo necesitas. Voilà ! Ready!

#126. La 34 de San Fernando de Cali

Los días pasan lento y me permiten disfrutar del ocio, de una necesaria pausa, como si se tratase de páginas en blanco. Me gusta pasearme por San Fernando y tomar un café de origen o una limonada de hierbabuena en “El Café del Perro”.

La calle principal, la 34, me recuerda algunas avenidas de Caracas donde la vegetación, el cemento y los restaurantes se entrelazan diseñando un ambiente especialmente moderno y a la vez nostálgico de las décadas pasadas.

Aquí, el viento es fuerte después de las 4:30pm y la temperatura es fresca. Me cuentan que es el viento que viene de los farallones.

 
Cerca también se encuentra el centro cultural de Alemania y otras instituciones culturales y sociales que ahora funcionan en viejas casas de familia.

La carrera 34 está llena de restaurantes, bares, cafés y tiendas agradables. Muy cerca se encuentra el centro cultural de Alemania y otras instituciones culturales y sociales.

Al final de la calle se encuentra un parque semicircular dedicado a las mascotas: “El Parque del Perro”. Uno de los lugares más particulares y  simpático es “El Globo”,  un restaurante que ofrece  un menú inspirado en cuentos, libros y canciones infantiles (también en los girasoles de Van Gogh). Los sábados y domingos presentan títeres, magos y obras de teatro. Muy cerca se encuentra el Centro Cultural de Alemania, el Instituto Popular de Cultura y si caminamos un poco más nos encontramos con el Museo Departamental de Ciencias Naturales. Cerca hay varias posadas, siendo mi favorita La Casa de Miraflores.

San Fernando es un lugar maravilloso para conversar, compartir un café, una cerveza o para comer en las terrazas, para compartir y practicar un idioma, para mirar a las personas pasar.

Cali, Colombia.

#125. Comienzo a estudiar inglés

Aquí en Colombia existe un sistema educativo, especializado, técnico y de oficios que se llama SENA. Es una institución que tiene presencia en la web y ofrece cursos de inglés gratuito. Está dirigido a ciudadanos colombianos ubicados en el país o en el exterior.

También ofrecen cursos cortos presenciales y una agencia de empleo.

Les cuento que voy a comenzar un curso de inglés en esta plataforma. Vamos a ver cómo me va.

Portal del sena:

http://oferta.senasofiaplus.edu.co

#124. Un día para celebrar el amor y 364 para vivirlo

Dedicado a mis aplicados estudiantes de español.

Hoy es 14 de febrero, un día marcado en el calendario de muchos países como el día de los enamorados, ampliado al día de la amistad también. Para algunos es una excusa perfecta para expresar afectos y obsequiar detalles. Para otros, un día para comercializar sus productos. Para otros tantos, un día comercial.

Día de los enamorados o el día de San Valentín. Me he levantado tarde, a eso de las 7:30am. Me gusta levantarme más temprano. He ido a una institución educativa cerca de casa a conversar con una maestra que me ha contado de los problemas de lenguaje y de aprendizaje de algunos de sus alumnos. Sus padres no tienen los medios económicos para pagar un especialista. Yo no tengo intención de cobrarles a estos padres, pero conversaremos sobre sus prioridades en los gastos y el uso del tiempo. Por experiencia sé que en estratos más pobres se gasta más en alcohol, cigarrillos, fiestas, dulces… que en educación. También quiero organizar una charla con los profesores para dar tips en pro del rendimiento académicos de sus alumnos.

En Cali me he topado con la desconfianza de la mayoría de las personas ante el ofrecimiento de servicios y más a los gratuitos. Y con razón, abunda la publicidad engañosa. Sin embargo, estoy convencida que existen valores como la generosidad, la ternura, la cortesía, la amabilidad… que son la cura de toda tristeza y decepción.

Hoy es 14 de febrero: día de San Valentín, día de los enamorados, día del amor, día de la amistad…para mí un día especial para recordar y celebrar lo amable (ama-ble). Mañana celebraré quizás el día del agradecimiento, pasado mañana el día de la solidaridad, procurando encontrar siempre algo por lo cual celebrar.

#123. 4 pasos para lograr el éxito

a: Hanane

1. Levántate muy temprano en las mañanas y reflexiona sobre cómo te quieres ver dentro de un año, de cinco y de 10 años; qué necesitas hacer para lograr lo que te proyectas?
2. Lee sobre 100 personas exitosas en diferentes épocas y culturas, toma nota de sus consejos.
3. Decide no ser víctima de nada ni de nadie y ser 100% responsable de tu destino.
4. Ponte en acción. Hazlo.

#122. 3 emociones que ayudan a dominar un idioma

Hay tres emociones que son poderosos combustibles para lograr una meta: el amor, la pasión y la lujuria; pero esta vez me refiero es a otras tres: la soberbia, la envidia y la ambición. Son aspectos considerados contrarios a las virtudes. Es importante aceptar que forman parte de la naturaleza humana y que suprimirlas no es una solución porque pueden significar la aniquilación de la expresión de talentos o generar resultados nefastos.  Son emociones que canalizados de manera inteligente pueden ser claves para el logro de metas a través de la intuición de  encontrar técnicas eficaces para conseguir los objetivos trazados y para alimentar la voluntad. 
Reconocernos y tener paz en cada uno de los reflejos del espejo nos permite transmutarlos y sacarles el mejor partido evitando que sean autodestructivos.
La oscuridad y la luz:La soberbia es amor propio y dignidadLa envidia es la otra cara de la admiraciónLa ambición es anhelo
En vez de sucumbir  ante la cara oscura de estas emociones, debemos ponerlas a favor de la construcción de nuestro ser y que sirva a su vez a la construcción de una mejor sociedad. 
La soberbia, la envidia y la ambición en sus lados luminosos pueden generar la fuerza de voluntad necesaria para dominar un idioma por ejemplo. 

#121. Casa Habitada

Aquí en Cali existe un lugar, un proyecto, un espacio que suena a Una Habitación Propia de Virginia Woolf o a la Casa Tomada de Julio Cortázar; ese lugar se llama Casa Habitada.

Ofrecen un taller para aprender a escribir letras de canciones. Ya de por sí el nombre de la casa, las flores de la entrada y el gato negro paseándose por la terraza conjuga la magia junto al árbol cuyas ramas se mecen con el viento y dan al segundo piso de la casa, también hay retratos de Marguerite Yourcenar y Silvya Plath juntos a libros en una pequeña biblioteca, da la impresión que estas escritoras te observan.

Además ofrecen cursos de finanzas, de escritura creativa, biodanza, artes escénicas que desarrollan de una manera original y enriquecedora, conversaciones…es un lugar para compartir y para la creación.

Escuchar a Vera, la mujer frente a este proyecto, hablar de su experiencia y cómo nació Casa Habitada es fascinante.

Yo ya puse en mi agenda la actividad del 23 de febrero, escribir cartas de amor junto a una copa de vino y a la vez, yo voy a celebrar la existencia de espacios que permiten el desarrollo del espíritu creador.

#120. Un@ porrista en la clase de lengua extranjera

Hoy en día existen muchas opciones con ventajas y desventajas para aprender un idioma. En el caso de contar con un profesor, se necesita uno con estas tres facetas : un tutor de la época victoriana, un entrenador de futboll y una porrista.
Él profesor debe individualizar la atención, conectar con él estudiante, entrenar habilidades básicas y saber animar, motivar, aplaudir los logros, crear el ambiente idóneo para fortalecer la autoestima y motivar la expresión oral.
Es más lo que logra un profesor con animar a su estudiante que el contenido que trata de transmitirle.
A veces el que anima no es ni profesor ni sabe un idioma. A veces los profesores desaniman. La actitud positiva, proactiva y el respeto son las claves para animar para aprender un idioma porque hay razones para no hacerlo: aprender un idioma requiere un esfuerzo físico, mental y hasta económico.
Se requiere Mucha confianza en sí mismo para aprender otro idioma, sobre todo para aprender usar los comentarios y actitudes negativas a favor. Nadie tiene derecho a decir que no puedes y si se da el caso, tú tienes la obligación de hacer caso omiso, de evitarle y tomar más fuerza para seguir. No importa el nivel que tengas, el tiempo que llevas aprendiendo, los errores que cometas, tu edad, no importa tu acento…sigue entrenando, tu cerebro te lo va a agradecer y habrás invertido tu tiempo en lograr una importante habilidad.

#119. En la ciudad de la salsa y el viento de los farallones

Hoy es 29 de enero de 2019, hoy cumplo un mes de haber llegado al Valle del Cauca, a Cali en Colombia. He dejado atrás los llanos venezolanos, mis espacios, mis hábitos… y ahora mis tardes transcurren en rutinas de las que no estoy acostumbrada. He decidido tomar las cosas con calma y darme una pausa de un mes y dejar que todo fluya, por los momentos descubro la ciudad desde otra perspectiva, ya no la ciudad de mis vacaciones, sino la ciudad donde es posible desarrolle mi vida los próximos meses.

Mi familia es de origen del departamento del Huila, pero hicieron su vida en el Valle. Siempre he tenido curiosidad de mis orígenes,  pregunto mucho, me gusta escuchar sus historias porque es fascinante saber lo que ha sucedido hace tanto tiempo, además me permite comprender más el temperamento de esta familia mía y me imagino los escenarios, la moda, observar lo que se sigue transmitiendo de generación en generación.

Mi madre tiene 81 años y mis tíos tienen entre 66  a 80 años, el mundo actual es tan distinto al mundo de su infancia. Escucho con atención y agradezco lo que ha mejorado la vida de las mujeres, aunque aún falta.


Desde aquí planifico mis días, mi trabajo con los cursos de francés y español on-line, la atención de uno de mis alumnos en mejoramiento académico, la próxima receta, los textos de mi blog…

#118. Instrucciones para abrir una ventana en dos sencillos pasos

“Aquellos que no saben nada de lenguas extranjeras no saben nada de sí mismos”  Johann Wolfvon Goeth

“No se puede comprender un idioma hasta que se comprenden al menos dos” Geoffrey Willans

Desde el mismo momento que me llamaron para realizar una conferencia para hablar de las ventajas de aprender una segunda lengua surgieron en mí varias reflexiones. La primera de ellas es que la mayoría de los problemas de comunicación entre parejas, familiares, en organizaciones, empresas, instituciones…se deben a una comunicación ineficaz en la manera de transmitir las ideas o la manera de percibirlas.

La segunda reflexión es que ante el estudio de un idioma nos enfrentamos a lo debería formar parte de nuestra vida escolar desde la  primaria: la gramática.  Es aquí donde encuentro una de las más interesantes ventajas de aprender una lengua extranjera, además de aportarnos una ventana a otra cultura, nos permite reflexionar sobre nuestra lengua materna.

Sustantivos, adjetivos, adverbios, artículos, pronombres, conjugaciones en presente indicativo o subjuntivo…son parte de los aspectos formales que siempre han estado ahí, aunque ignorados;  pero que son de suma importancia para comprender la estructura del idioma.  

En el mundo del reclutamiento de recurso humano recomiendan, según el cargo propuesto: contrate a personas que sepan escribir. Si bien en todas las profesiones es importante escribir y expresar nuestras ideas de manera adecuada;  lo es más en leyes, en la docencia y la comunicación social.
Hago la invitación a aprender una segunda lengua,  de mejorar y cuidar nuestro lenguaje, de reflexionar constantemente a través de las dudas y las preguntas.  No significa andar rumiando los problemas; significa pensar en todas las perspectivas que tienen los hechos de nuestra vida y de la cotidianidad.

Conocer otro idioma y la lengua materna es indagar en nuestros pensadores y escritores: Pocaterra, Pedro Emilio Coll, Julio Garmendia, Aquiles Nazoa, Teresa de la Parra, Arturo Uslar Pietri…por ejemplo.  Aprender otra lengua, otra forma de expresarnos y de pensar hace que nuestro cerebro tenga más oxígeno, más sinapsis y  aumente su tamaño.

Es importante resaltar que con el dominio de otro idioma pasa como con la mayoría de los conocimientos: y ahora que lo tenemos qué hacemos con él?  Hay que evitar el credencialismo, que nuestra estima se base en un certificado y en los postgrados acumulados. Cuánto porcentaje de los saberes adquiridos  de esas credenciales y títulos se ponen en marcha, sirven para algo?  Esa es una de las ventajas de estudiar un idioma, solo hay una manera de saber si la persona realmente maneja esa competencia más allá de un certificado: esa persona debe comprender y hablar el idioma.   Al dominar otro idioma lo ideal sería ser más asertivos en nuestra comunicación personal y profesional, que sirva entonces para entendernos mejor. 

A manera de conclusión, si hablar otro idioma nos permite tener la posibilidad de reflexionar dos veces, de vivir dos veces, entonces tiene la posibilidad de hacernos felices dos veces también.

Xiomara Ortega. Venezuela, Noviembre 2018

Retrato de xioxio. Autor: Verónica Reinell, 2018

#117. Mi Biblioteca Personal y la Confesión de una Trampa

IMG_20181028_220923

 

Los libros usados que vendo pertenecen a más de 20 años de adquisición, es mi biblioteca personal, algunos obsequiados, otros comprados en librerías y ferias de libros usados. He tenido el 90% de los libros de Vargas Llosa, García Márquez,  Julio Cortazar, Jorge Luis Borges, Isabel Allende, Rosa Montero, Briceño Guerrero…una buena cantidad de Saramago, Umberto Eco…algunos de Elias Canetti, Oscar Wilde, clásicos de la literatura universal…varios clásicos  y contemporáneos de la literatura francesa en francés y en español.  Al igual que locales como Samuel Hurtado, Marinela Araque, José León Tapia, Ramón Lameda, Luz Marina Almarza, Arnulfo Quintero entre otros escritores interesantes de Barinas.

Un día me senté a contemplar mis estantes abarrotados de libros y me di cuenta que no tenía tiempo para leer porque  tenía que mantener con cierta decencia la limpieza de esa biblioteca.  Entonces, en un ejercicio de desapego y sentido común, decidí que era hora de compartir esa maravilla de colección que me había llevado años reunir.

Cada vez que vendo libros de mi colección, le doy un último vistazo, releo sus hojas en un ritual de despedida y un acto de desprendimiento. Con algunos no me ha costado en absoluto porque eran lecturas repetidas que ya no eran necesarias hacer más.  Con otros, ya eran autores que les había perdido el interés. Con los que más me ha costado desprenderme han sido  los de Briceño Guerrero. Mientras los releía en una rápida mirada, me daba cuenta que era como si estuvieran por primera ante mí esas palabras tan sencillas  y a la vez tan profundas. Es una sensación que no puedo explicar porque si bien sé,  hay emociones que no se le pueden nombrar, no hay palabras para describirlas.

“Para ti me Cuento China, “3×1=4 retratos”, “Operación Noe”, Dóulos Oukóon…entre otros títulos más,  recuerdo haberlos leído  con mucha calma y tiempo, pero es ahora que descubro un sentir, como si me hablaran desde otra perspectiva, desde otra dimensión.  Me pregunto si el hecho de haber adquirido la lengua francesa, las experiencias de los últimos 8 años y las lecturas también de estos últimos 8 años han cultivado en mí  una madurez necesaria para mirar de otra manera estas obras que me maravillan aún más y nuevamente por su sencillez y profundidad con un nuevo color y vibración.

Ya me he comprometido con el señor que los ha comprado en enviarle por encomienda los libros, sé que estarán en buenas manos. Los toco, los contemplo, lo huelo, los abrazo, acaricio sus páginas como en un gesto mágico de que sus palabras se queden en mi alma con un lenguaje ancestral.

Es otra mujer la que lee esas líneas, ha crecido, ha cambiado, soy yo: menos impulsiva, tengo más energía y creatividad,  tengo arrugas sumadas al rosto, tengo tres cicatrices nuevas, un accidente en automóvil, varios viajes, viví nuevos  amores, he recuperado espacios importantes, ya no tengo algunos amigos por distintas circunstancias, refuerzo cada día más mi amistad con una amiga y un amigo en especial. Mi hija ya no tiene 6 años. Y yo ya aprendí a cocinar.  Me siento mejor, aunque el espejo muestre que tengo ojeras y sé que debo asumir algunas responsabilidades con más valentía y mejorar en los asuntos donde sigo fallando.

Sí, la mujer que hoy se ha paseado por estos libros es otra persona que ha crecido dentro de mí y ha podido comprender más allá de las simples palabras escritas, una magia que dejan los eruditos.  Dejo ir estos libros porque muchas de las palabras pronunciadas por José Manuel Briceño Guerrero, alias Jonuel Brigue, entre seminarios y charlas junto a desayunos criollos o lechoncitos, esas palabras, están en mi memoria.

Nota: he hecho trampa, me he quedado con tres.

#116. La educación: entre el comportamiento animal y la globalización.

Mi pasión es la educación, la enseñanza-aprendizaje, me emociona investigar sobre  los códigos y secretos para desarrollar estrategias para llevar a cabo con éxito el aprendizaje de algún conocimiento o habilidad.

Yo no solo hablo de leer, escribir, de matemáticas…hablo de todo en esta vida, hasta lo que hay detrás del aprendizaje de cosas negativas y la adquisición de adicciones. Me enamoré de la teoría conductista y del computacionalismo.  Es evidente que las demás teoría: constructivista, significativa, condicionamiento, de Piaget…me han dado un sentido más amplio de la educación; sin embargo, la teoría conductista y la computacional de la mente me da  respuestas muy atractivas a mis preguntas,  para pensar  estrategias más eficaces, entiéndase por eficaz en el menor tiempo y utilizando menos recursos posibles.

También me interesé en conocer sobre biología, no solo de los mamíferos sino de plantas e insectos, conocer el comportamiento animal y sus pulsiones. En la antropología, conocer la cultura y las improntas de una sociedad.  Mucho después descubrí la publicidad y el marketing, y conocí que ellos también estudian la biología y la antropología aplicada tal como lo hizo Jürgen Klaric.  Eso mismo que él ha hecho para trabajar el marketing, yo lo hice para trabajar la educación.

Cuando leí El Silencio de los Corderos de Tomas Harris(*), tenía yo 19 años, comprendí que por más culto y preparada pueda ser una persona, siempre tendrá un porcentaje alto de animal dentro de sí, un claro ejemplo de Dr. Jekyll y Mister Hyde. Me impresiona comprender que por años de evolución tengamos, nuestro cerebro reptiniano tiene el control de muchas de nuestras acciones y comportamientos. Somos animales.

En mi caso, mis alumnos no son sujetos pasivos ante su propio aprendizaje, al contrario; yo soy una entrenadora, una mentora, alguien que guía y presenta las situaciones para que el alumno pueda adquirir una habilidad de manera progresiva. Es muy importante conocer si existe alguna motivación y la fuerza de la misma. Puede haber ganas, deseos…pero sin una verdadera motivación y sin la necesidad, no hay aprendizaje.  En un medio donde no exista la mínima motivación, pero la necesidad es la que diseña la vida de un ser humano, se dará el aprendizaje para la sobrevivencia.  Los conocimientos y habilidades que mejor se aprenden son las que más se necesitan.

La mayoría se queja y critica el sistema educativo, sin embargo, desde hace años ya tenemos la respuesta y no la vemos. En el siglo XXI es mucho lo que necesitamos mirar hacia atrás para observar la historia, en los años donde se hicieron los grandes inventos y se escribieron clásicos de la literatura universal cuando no existía la electricidad. Más que críticas al sistema educativo, prefiero centrarme en todo el alcance que puedo tener con la información a la que tengo acceso y lo que el sistema tal como es,  me puede aportar. Una de las cosas que siempre me ha maravillado ha sido  la democracia y el avance que ha significado la creación del sistema educativo.

Sinceramente, no sé qué tan positivo pueda ser un cambio radical en el sistema educativo.  En los países desarrollados tal vez  todo saldría bien; pero  en los países “pobres”,  corruptos y de malos  sistemas políticos creo que sería peor.

Durante mis años de maestra en educación especial específicamente atendiendo las dificultades de aprendizaje, aunque hacia un plan para un grupo de alumnos y hacia actividades grupales para socializar, cada atención era individualizada. Cada niño tenía en común ciertas características en sus dificultades y era distinto también, y necesitaba una atención, tal vez una mirada como individuo.  Muchas de estas ideas me surgieron de ver documentales sobre el comportamiento animal.  Y uno de los asuntos que más me asombraba es que muchas de mis preguntas encontraban respuestas en los orígenes de nuestra especie, en lo natural, en lo más básico y primitivo.  Un ejemplo de ello es la importancia del gateo en el desarrollo escolar y personal de un niño.

No todos nacimos para hacer lo mismo y los niños que no logran éxito en la lectura y escritura no están signados al fracaso.  Ellos pueden desarrollar otras habilidades tan necesarias como lucrativas.  Conozco excelentes redactores, grandes lectores que no han logrado  independencia económica ni emocional, sin habilidades sociales.  Entonces ¿qué  ideal podría perseguir un ser humano equilibrado?: independencia, una sana relación consigo mismo y con los demás.

Yo miro hacia atrás, en el pasado, en la historia para aprender, leer sobre los pasos que otros han dado. Miro el presente y a un futuro inmediato de respuestas a las necesidades de  personas que cada día necesitan individualización en una sociedad globalizada.

(*) el silencio de los corderos de Tomas Harris es la novela de la cual se inspiraron para realizar la película: El silencio de los inocentes y Hannibal.

 

#115. El tiempo en tres novelas y cuatro películas

Hace unos días mientras leía un artículo sobre Cristopher Reeve recordé una película que él protagonizó en 1980:  Somewhere In Time (Alguna parte del tiempo) de Jeannot Szwarc basada en el libro Bid Time Return de Richard Matheson publicada en 1975. Revisé algunos fragmentos de la película en YouTube  para recordar la historia y sobre todo para disfrutar de su exquisita banda sonora.

Como un tema lleva a otro, me puse a reflexionar sobre  el tiempo como tema en la literatura y el cine.   De seguro hay muchos títulos entre novelas, cuentos y películas, pero de las que conozco tengo  mi gran favorita y la cual  no me canso de leer:  Momo y los hombres grises de Michael Ende, una  maravillosa novela escrita en 1964 que nos hace reflexionar sobre el estilo de vida que llevábamos y me trae a la memoria  el “Movimiento Lento”, el  “Slow food”  y la  “vida simple”.   Aunque Momo ya tiene su respectiva película estrenada 1986 con la dirección de  Johannes Schaaf, yo prefiero seguir leyendo y releyendo el libro.

En segundo lugar menciono la película La Máquina del tiempo realizada en 1960 de George Pal  basada en la Novela de Herbert George Wells (1895) y a su vez con el mismo nombre, la película estrenada en 2002 con el director y bisnieto del autor del libro: Simon Wells.  En esta última versión el protagonista trata de cambiar el pasado interviniendo en los eventos de varias maneras,  pero jamás lo logra y termina dirigiéndose  hacia el futuro buscando las respuestas que busca  y donde si logra cambiar el resultado de los eventos.  En tercer lugar está  In Time de 2011, una película de Andrew Niccol la cual me impactó profundamente  con el tema del valor y el uso del tiempo.

Momo, la máquina del tiempo de 2011 y In time me impactaron mucho,  cambiaron mi percepción del tiempo y hasta influyeron en mis tomas de decisiones y de cómo llevar mi estilo de vida de ahí en adelante.

La primera película que menciono (Alguna parte del tiempo) da lugar a una paradoja temporal que es un tema que me resulta fascinante.  La paradoja del viajero del tiempo o la paradoja del abuelo:  una persona viaja al pasado y mata al padre de la madre o el padre entonces sería imposible que el viajero del tiempo pudiera nacer y luego viajar en el tiempo para matar a su abuelo, entonces el abuelo no es asesinado y el viajero puede nacer, entonces…

#114. Anuncio clasificado

 

  1. Facilito técnicas de estudios, hábitos de lectura, traduzco cartas de amor de personas enamoradas que se conocieron por internet: él habla solo francés y ella solo español.
  2. Recolecto semillas de plantas silvestres.
  3. Recuperación y envío de libros hacia Francia sobre plantas y pájaros de un biólogo francés que estuvo en los llanos venezolanos y tuvo que huir ante la inminente amenaza de no encontrar más aceite de oliva para sus ensaladas y papas al vapor.
  4. Vendo libros en español todos los libros publicados de Agatha Cristie y Stephen King y me da como susto cuando los fanáticos se pelean para comprarlos primero cuando los coloco en la vitrina.
  5. También doy asesorías para introducirse en la literatura francófona y latinoamericana.
  6. Hago resúmenes sobre cultura general, sobre pintura, literatura, movimientos artísticos y hasta el resumen de un libro en particular.
  7. También a través de una conversación hago el resumen y esencia del Budismo Zen, lo que puede ahorrar muchos libros tediosos y tropiezos para comprender y adaptar esta doctrina en un país occidental.
  8. Me seduce la idea de llevar una vida simple desde hace años, tengo varias experiencias que tal vez a otras personas les interese conocer.
  9. Siento una conexión especial con la naturaleza, adoro las plantas, mirar las formas de las nubes y tengo especial admiración por las plantas y flores silvestres.  Converso sobre estos temas para quienes gustan el arte de la conversación.

 

¿Qué por qué hago todas estas cosas?: me formé en el área educativa, en la literatura, el arte y el budismo;  mi especialidad es concentrarme a trabajar de manera individualizada según las necesidades y potencialidades de las personas.

Me apasiona el idioma francés, el pensamiento, el racionalismo, la educación, la programación neuro-lingüística, el coaching, el entramiento, acompañamiento, la pedagogía, la teoría conductista, el estudio del comportamiento humano…

Hoy en día que se habla de las diferentes modalidades de ofrecer servicios y  creo que tengo algunas ideas al respecto, pero las más importantes son: el primer pilar o valor de un servicio es la confianza y la honestidad.  El segundo pilar es la preparación y mejoramiento continuo.

Todos sabemos la importancia de la educación, de aprender un idioma, de leer; pero no todos tienen la oportunidad, la dicha de haberse iniciado en estas áreas desde jóvenes en un ambiente enrequecido y agradable.

 

Estoy a sus órdenes !

# 112. Un Jardin-labyrinthe en bord de Loire

xiomTerrasses monumetales soutenues par des murs ornés de fenêtres en trompe-l’œil, escaliers étroits ou colossaux, le parc des Folies-Siffait, sur les bords de la Loire, propose une étrange cohabitation du végétal et du minéral.  Un projet bien mystérieux, et une restauration du lieu qui suit son cours.

Autheur : Catherine Chomarat-Ruiz

Au voyageur qui s’aventure sur la route de Nantes à Angers, tout en musardant sur les bords de la Loire, le parc des Folies-Siffait propose un spectacle étrange.  A quelques pas de Saint-Méen sur la commune du Cellier (Loire-Atlantique), il lui suffit d’emprunter un chemin pour accéder à la partie basse de cet ensemble architectural et paysager :son regard embrasse une suite de terrasse  monumentales, plantées de tilleuls, de châtaigniers, de chênes, robiniers, d’erables…Pour soutiner ces terrasses, des murs de plus de dix mètres, recouverts de lierre, de mousses et de fougères, se dressent jusqu’au sommet du coteau.  Des escaliers, que l’on devine tour étroits ou colossaux, relient les terrasses et invitent le promeneur à pénétrer dans ce mystérieux agencement.

 

 Château fort ou ville à l’italienne

           Il découvre alors des pigments jaune ocre ou rouge rosé qui rehaussent les maçonneries, un bandeau gris qui, le long d’un escalier, donne l’illusion d’une rampe, des murs ornés de fênetres en trompe-l’œil, de portes virtuelles ou de faux joints peints en blanc, un pavillon à fronton triangulaire qui demeure impénétrable puisque, là encore , il s’agit d’un leurre….Mais notre explorateur n’est pas encore revenu de sa méprise : en partant à l’assaut des terrasses, il peut se retrouver dans un cul-de-sac, devoir descendre afin de remonter,  en un mot se perdre.  Renoncera-t-il ? S’il se retourne au cours de son ascension, le site des Folies-Siffait lui offre une suite de vues magnifiques sur la Loire, ses îles, ses rives.  Nul ne veut, ou ne peut pas se soustraire au charme du lieu.

De ce parc, aménagé para Maximilien Siffait et ses fils, au XIXe siècle, on ne sait quasiment rien.  Dès lors que nous vivons l’expérience  de notre promeneur, nous faisons partie de tous ceux qui, depuis deux siècle, parcourent ce site sans pour autant le comprendre.  D’anciens guides reflètent la perplexité des voyageurs qui, en remontant la Loire par bateau, s’interrogent.  Des passagers croient voir un « vieux château fort », une « petite ville à l’italienne » ; d’autres reconnaissent « les jardins du sultan Mamhoud ».  D’aucuns, comme l’écrivain-promeneur Eliacin Lachèse dans son Voyage d’Angers à l’océan, en 1834, se rassurent en se disant que bâtir une forteresse afin de ne rien protéger, des appartaments où l’on ne peut loger, « une terrasse jaune qui n’a d’autre but que d’amener une terrasse rouge » relève d’une « folie ».  Certains prétendent que cet ensemble constitue un présent de Maximilien Siffait à son épouse et à sa fille, ou qu’il fournit du travail aux indigents de la commune du Cellier.

Particulièrement sollicités depuis 1945 afin d’éclairer la restauration de ce parc, les historiens ont en partie eu raison des jugements de valeur et des passions qui, arbitraires, rendent si mal justice à ses concepteurs.  Maximilien Siffait, ancien employé des douanes, quitte Abbeville accompagné par sa famille, rachète la propiété de la Gérardière et s’installe dans la commune du Cellier dont il sera maire.  De 1819 à 1829, il aménage, sur presque deux hectares, les trente-neuf terrasses composant les Folies-Siffait.  Quelques « folies » ont été édifiées dans la baie de Somme au XVIIIe siècle et, au-delà de cette influence, Maximilien emprunte son savoir-faire aux terrassements liés à la construction d’édifices militaires ou civils de sa région.  L’aspect minéral du parc s’infléchit, à partir de 1833, en raison des arbres que le fils de Maximilien fait planter.  Membre, puis président de la société nantaise d’horticulture, Albert-Oswald Siffait joue cependant un autre rôle dans l’histoire du site.  C’est lui qui, en tant que maire du Cellier, s’oppose en 1845 au chemin de fer reliant Nantes à Paris : son tracé ampute le parc des terrasses bordant  la Loire.  Il défend tout autant sa propriété que le sentier qui « n’est pas seulement un chemin de halage », car « c’est la grande route du pauvre , c’est la grande route des piétons, c’est la route de nos cultivateurs se rendant aux marchés voisins, c’est la route des ouvriers, des artisans qui parcourent différentes villes qui bordent le fleuve pour se perfectionner dans leurs arts et métiers… » Il échoue.

 

Courageuse restauration

          Le parc passe ensuite aux mains de son fils, Ernest Siffait.  Lui aussi est maire du Cellier, mais c’est son épouse qui aurait édifié diverses fabriques sur les terrasses.  Ce point reste à établir ; néanmoins, Ernest est assurément le dernier Suffit à posséder le parc.  Vendu à la famille de Bury au début du XXe siècle, il est actuelement propiété de la SNCF et de Gabriel Drilhon.  Par le biais d’un bail doublé d’une convention, celui-ci a permis au maire du Cellier, Philippe des Jamonières, d’engager une courageuse restauration.

Si l’histoire a établi les grandes lignes de l’aménagement du parc, la restauration a découvert la manière dont il est bâti.  Les travaux ont mis au jour la fragilité des murs érigés en pierres sèches, non harpés et comportant  des vides importants ; ils ont confirmé les dégâts que la hauteur et les fortes poussées des murailles  laissaient présager.  Cependant,  ni l’histoire, qui reste lacunaire, ni la restauration du site, qui s’attache aux techniques de construction, ne livrent l’objectif de Maximilien quand il créa ce parc.  Le mystère  de Folies-Siffait reste entier.  Doit-on s’en réjouir ? Le passé l’indique : l’ignorance de la finalité de ce parc génère aussi l’incompréhension et nul ne se satisfait du passage du mystère aux jugements de valeur, voire aux rumeurs qui, flatteuses ou pas, ne sont jamais à la hauteur de l’objet qu’elles visent.

Que l’on se rassure.  Comme l’attestent les nombreux films, livres, photographies, croquis, jeux qui, entre autres réalisations, se sont multipliés du jour où la commune s’est attachée à la restauration du site et à son histoire, la connaissance de la finalité du parc n’empêchera jamais l’imagination de galoper.  Quand Turner croque les Folies-Siffait, en quoi la fidélité à la réalité nuit-elle aux aquarelles qu’il réalise plus tard ? Les coloris sont ceux du site, le tremblé du pinceau ressortit à la capacité du peintre à reformer, ou déformer, des images.  Quand Agnès Varda tourne 0 saisons, ô châteaux, son documentaire se clôt sur les Folies et sur un personnage évoquant Maximilien Siffait.  Le rendu du réel n’a pas entravé la venue de l’imaginaire.

La difficulté est tout autre.  De l’espace de la composition végétale et minérale à l’espace des artistes, en passant par l’espace labyrinthique du voyageur, ou politique de l’élu, le lieu intrigue.  Comment situer Maximilien Siffait et sa création ?  Quand, dans La poétique de l’espace, Bachelard analyse une œuvre, il identifie l’image qui est à son origine et cerne la caractère poétique que l’espace recouvre pour son créateur.  En faisant l’hypothèse que Maximilien a une approche poétique l’espace, il s’agit de retrouver, en deçà des multiples productions que ce lieu suscite, le motif poétique qui il’a inspiré.  N’éclairerait-on pas ainsi le sens du lieu ? Tel est donc le piège : le parc des Folies-Siffait convie à une promenade, pousse à la réflexion et condamne à produire une œuvre…un livre, par exemple.  Puisse le voyageur en être averti !

 

images (16).jpg

https://www.valdeloire.org/Connaitre/A-la-carte/Angers-Nantes2/La-Tour-d-Oudon/Les-Folies-Siffait