11 libros importantes : un ejercicio en facebook

Destacado

xiomara

Foto: Alejandro Toro. 2012

Recibo de mi amiga Alicia Jiménez  lo siguiente:

“Haz una lista con 10 libros que hayan permanecido con contigo. No gastes mucho tiempo; no lo pienses mucho. No tienen porque ser grandes obras, sólo obras que te hayan marcado. Etiqueta a 20 amigos, aquellos que vos supongas que puedan llegar a apreciar este juego, incluyendo mi nombre en el final de tu etiquetado, de manera que yo pueda ver tu lista.”
Para realizar este ejercicio hice una lista de libros que leí en mi adolescencia y han tenido una gran importancia para mí:
1. Rayuela de Julio Cortázar
2. Frankestein de Mary Shelley
3. El Principito de Saint Exupery
4. Momo de Michael Ende
5. Poesía de Enriqueta Arvelo Larriva
6. Lanzas Coloradas de Arturo Uslar Pietri
7. Los Cuentos Grotescos de Pocaterra (Biblioteca Luis Fadul Hernández)
8. El Padrino de Mario Puzzo
9. El Anticristo de Nietzsche
10. Cuentos de García Márquez
11. Una habitación propia. Virginia Woolf

Anuncios

#111. Para vivir varias vidas, yo leo biografía…

Una de mis lecturas favoritas son las biografías, sobre todo de mujeres del siglo 18, 19 y 20, imaginarme el contexto histórico, social y económico, imaginarme lo que era ser mujer en estos tiempos y todas las cosas que pudieron hacer en tiempos cuando no existía la electricidad o la red de aguas servidas. Supongo que la mayoría es impensable vivir sin electricidad o tecnología, muy a pesar que hoy en día hay un porcentaje de la población mundial que ni siquiera tienen acceso al agua potable.   Lo cierto es que me entretiene pensar en la historia de mujeres en otras condiciones de vida cuando ni siquiera era legal votar o ir a la universidad.  Es evidente que las biografías están hechas sobre quienes pudieron sobresalir en su época y que  en el anonimato quedaron otras muchas menos favorecidas por las circunstancias.

Cuando tenía 15 años leí un fragmento de la vida de Marie Curie, científica que recibió el premio nobel de física junto a su esposo en 1903 y el de química en 1911. Era un artículo más bien rosa que hablaba de los amores imposibles, los amores que no se concretaron o fracasados y que resultaron en historias que más adelante sería indiscutiblemente más favorables para esas mujeres.

Tengo curiosidad por saber más de Marie Curie porque también fue una mujer que le gustaba el deporte y tuvo tres hijos.  Científica, esposa, deportista y madre.  A veces pensamos que no es posible hacer diversos roles, a veces pensamos que estamos destinadas a vivir en áreas parcializadas y aunque comprendo que se pueda pensar así por hechos concretos, creo que todo depende de la prioridades que tenga cada persona en la vida y cómo decide invertir su tiempo, dinero y de las personas que decide rodearse.  Las circunstancias son el escultor de nuestras vidas y a las vez podemos influenciar en esas circunstancias.

 

#110. ¿Cómo inviertes tu dinero y tu tiempo?

 

Voy a hablar por ejemplo de las cosas que he decido no comprar, a veces me parece que invierto más tiempo en pensar sobre lo NO quiero NI necesito comprar que en lo que SÍ necesito comprar. Yo no compro: zapatos, ropa, bolsos, carteras, maquillaje, uñas postizas, vajillas, sofás, muebles, revistas, televisores,  alcohol, cigarros,… entre otras tantas cosas.

Existe la idea que las mujeres somos compradoras compulsivas de zapatos y carteras o bolsos. Seguro es el 80% o tal vez menos.  Siempre me he preguntado por qué, supongo que se debe a una estrategia de marketing de muy buenos resultados aplicado hace años atrás.  Lo cierto es que yo pertenezco al 20% que no necesito comprar una docena de zapatos y otra docena más de carteras para sentir adrenalina.  En su lugar me gusta invertir en viajes, en experiencias….

Un día me puse a pensar en un ejercicio: cuánto sería el dinero total de una mujer que sí compra zapatos, ropa y carteras en el lapso de 10 años y que tal vez no era tan necesario comprar y que tal vez su uso fue poco.

Tampoco quiero ponerme en una posición moralista de juzgar la manera que cada quien tiene cómo invertir su tiempo y dinero.  Es solo un ejercicio de análisis.

Mi decisión en cómo invertir mi dinero se resumen en viajes, libros, conferencias, cursos, experiencias, almuerzos…. y me siento bien por ello. Creo que es lo importante, que cada quien sea feliz y responsable con la manera en que vive y le produzca beneficios para seguir en crecimiento cada día.

¡Los millonarios sí pueden!  Un día descubrí que la mayoría de las actrices no compran sus vestidos de gala, son prestados por los diseñadores; que reciben regalías en maquillajes, carteras y zapatos para que sirva de publicidad a marcas de esos productos. Muy interesante. La mayoría de las actrices exitosas han invertido dinero y tiempo en el gimnasio, en estudios, en idiomas, viajes, instructores de baile, asesores de imagen…han invertido en ellas.

Ver: Nathalie Portmann, Julia Roberts…

 

 

 

 

 

 

#109. Une graine d’avenir

Autheur : JP Géné

Plante céréalière aux moul vertus et dont la culture avait été bannie par les missionnaires, l’amarante fait son retour au pays où elle fut domestiquée.

 

Lorsque les missionnnaires embarqués avec les conquistadors ont demandé aux indigènes avec quoi ils se nourrissaient, ceux-ci réspondirent : « El maiz, el frijol, el amaranto. »  Le maïs, les haricots et l’amarante constituaient en effet la base de l’alimentation à l’époque précolombienne.  L’amarante, une plante céréalière pouvant dépasser deux mètres, était à ce point respectée qu’elle donnait lieu à des rites durant lesquels ses graines, aspergées du sang de sacrifices humains, étaient distribuées aux fidèles qui les mangeaient.  Soucieux d’éradiquer ces croyances païennes, le clergé catholique colonial interdit sa culture sous peine de sanctions.  L’Inquisition veillait et l’amarante disparut quasi totalement de l’agriculture mexicaine, ce qui ne l’empêcha pas de parcourir le monde.  En Afrique où ses jeunes feuilles son appréciée comme légume, en Asie où elle est consommée comme céréale et en Europe où on l’utilise surtout comme plante ornementale : ses grandes tiges vertes aux fleurs et au plumet rubiconds « donnent du volume au bouquet » à en croire les fleuristes.

 

Il fallut la publication, en 1975, d’un livre consacré aux « plantes tropicales sous exploitées et à fort potentiel économique » pour attirer l’attention sur cette amarante délaissée, là où elle fut domestiquée, pour la première fois, aux confins des Etats de Puebla et d’Oaxaca.  Un monde d’épines et de cailloux où, lorsque l’eau daigne sortir de terre, elle est salée.  Des millions de cactus piqués à flanc de coteaux tels des poteaux télégraphiques, accueillants comme une barbe de cinq jours sur une peau sèche et sous un soleil de brute.  Au village d’Atecoxco, le nombre d’habitants n’a pas varié depuis 1917.  Tous les jeunes s’en vont, alimentant le flot continu des indocumentados (sans papiers) partis  échanger leur labeur contre des dollars au nord du Rio Grande.  Raul Hernadez Garciadiego, aussi, un jour s’en est allé.  Arrivé à Paris pour étudier, il a connus Emmaüs.  Rentré chez lui dans la vallée de Tehuacan, il préside aujourd’hui au retour de l’amarante dans le cadre d’un projet alternatif avec le soutien de Slow Food qui a tenu en novembre 2007 son cinquième congrès international à Puebla.

 

Il existe plus de 60 variétés d’amarante dont quelques-unes sont de bonnes productrices, comme Amaranthus hypochondriacus.  C’est elle qui est cultivée sur ces terres arides, occupant une soixantaine d’hectares et produisant, bon an mal an, 50-60 tonnes de graines minuscules aux propriétés multiples.  Seule céréale ne contenant pas  de gluten, elle est plus riche  que le blé en protéines, lipides non saturés, fibres, calcium ou fer.  On en extrait de la squalène utilisée en cosmétologie et on consomme ses graines qui, chauffées brutalement, gonflent comme des pop-corn.  Elle entre dans la composition de barres chocolatées (dulce de alegria)  très prisées ici et elle peut être transformée en farine qui, mélangée à celle de maïs, permet de confectionner d’excellentes tortillas. Une graine d’avenir pour des campesinos qui en cherchent désespérément un au pays.

#108. Le salaire de la mémoire

Auteur : Pierre Assouline

Le Monde 2 No. 204.  Supplément au Monde No. 19586 du samedi 12 janvier 2008.

 

   Les archives d’écrivains sont souvent une mine pour les bibliothèques.  Encore faut-il qu’elles puissent les acquérir.  En France, on n’a pas d’argent mais une loi providentielle pour le patrimoine.

 

La Bibliothèque nationale d’Autriche vient d’acquérir pour 500.000 euros des manuscrits, notes et éléments de travail de Peter Handke, glissant au passage que ce geste est destiné à « lui venir en aide », manière bien perfide d’insinuer qu’il revèle de la catégorie des nécessiteux ; il faut dire que dans les passé, l’écrivain, qui vit depuis des années du côté de Chaville (Hauts-de-Seine), n’a pas eu que des mots tendres pour son pays et ses compatriotes.

Les archives d’écrivains sont souvent une mine qui comprend également des milliers de lettres, des journaux intimes, des agendas personnels et même des textes inédits.  On voit l’intérêt quìl y a aussi bien à les vendre qu’à les acheter.

Aux Ètats-Unis, c’est même un métier, exercé avec une efficacité certaine par Glenn Horowitz, un marchand de livres rares de Manhattan qui, pour l’occasion, s’est fait agent (entre 10 et 20% de commission).  Les papiers de Kurt Vonnegut et de Nadire Gordimer sont passés entre ses mains, mais le coup de maître qui le lança fut la vente des archivesde Vladimir Nabokov pour 1 million de dollars (le dollar de 1992) à la bibliothèque de New York ; l’université Stanford paya le même prix deux ans après  pour acquérir les papiers du poète de la Beat generation Allen Ginsberg.  Cet intermédiaire de haut vol a récemment vendu les archives de Norman Mailer (2,5 millions de dollars) et celles de Don DeLillo à un centre spécialisé de l’université du Texas à Austin qui chasse avec succès la mémoire littéraire non seulement américaine mais mondiale.

Ces sommes ont l’air énorme mais le sont moins lorsqu’on sait que Tom Wolfe, le fameux auteur du Bûcher des vanités, vient de quitter son éditeur de toujours (Farrar, Straus & Giroux) pour un concurrent (Little, Brown and Co), Celui-ci ayant eu le bon goût de lui offrir 7 millions de dollars pour son prochain roman, Back to Blood, malgré l’échec de son dernier roman, Moi, Charlotte Simmons, tiré à 800.000 exemplaires « pour  commencer » et vendu à moins de 300.000 (on se demande ce qu’il en aurait été du prochain si celui-ci avait été un succès).

Et en France ? On n’a pas d’argent, comme d’habitude.  Sauf exception vraiment exceptionnelle.  Alors on s’arrange.  Certains écrivains donnent volontiers leurs papiers sans contrepartie. Sinon, nos grandes bibliothèques et instituts d’archives pourraient chaque jour allumer des cierges pour l’auteur de la loi du 31 décembre 1968 sur la dation en paiement de droits de succession.  Grâce à lui, nous avons des fonds fabuleux même si nous ne sommes jamais en fonds.  Tant pis pour Bercy, qui perd en millions d’impôts sur l’héritage ce que notre patrimoine gagne en vraie richesse.

Les Anglais, qui se débrouillent bien pour faire racheter leurs chefs-d’œuvre par le peuple et la Loterie nationale,  sont nuls pour empêcher les archives de leurs grands écrivains de partir au loin.  Pas la moindre exception fiscale.  Ce qui n’a pas échappé à l’un des patrons de Coca-Cola : par gratitude vis-à-vis d’Emory, son ancienne université à Atlanta, il l’a dotée afin de se continuer un grand fonds littéraire qui s’enorgueillit aujourd’hui des archives des poètes Ted Hughes (600.000 dollars), W.B. Yeats et Seamus Heaney, et depuis peu de celles de Salman Rushdie, après que Julian Barnes a cédé les siennes (200.000 dollars) aux Texans.  Alarmée par cette tendance, la British library vient de s’arranger pour trouver 1,1 million de livres sterling (1,5 million d’euros) afin de soulager du poids de ses archives le dramaturge Harold Pinter autour duquel tournaient de gros poissons venus d’ailleurs.  Cela dit, soyez rassurés : tout le reste est littérature, naturellement.

la chaleur, une lecture et  :

#104. La importancia de colocarse bien el labial en los labios

Ya yo no hablo de política, principalmente porque nadie me cree, piensan que me imagino las carencias, los discursos, que no es verdad lo que veo aunque sea yo la que vive aquí en Venezuela.
Entonces, cuando viajo  finjo un acento extraño para que no me pregunten: ¿usted es Venezolana? Respondo que tengo nacionalidad venezolana y colombiana como para despistar.
¿Mire, es verdad todo lo que pasa en Venezuela? ¿Es verdad lo que dicen los noticieros? Cuente por favor. Cuento que los noticieros se quedan cortos, relato un poquito pero para otros parece que es mucho.
En seguida veo un ojo que me examina y me dice: usted está segura que vió y vivió éso. Empiezan a opinar sobre un país que llaman Venezuela pero que yo no conozco, empiezan a nombrar al imperio y me confundo, no sé si me hablan del Episodio V de Star Wars o de alguna dinastía China, me miran de arriba a abajo como quien padece de alucinaciones, entonces dudo de mí misma.
Pido un baño para preguntarme al espejo con un tono de genuina sospecha: ¿estás seguras que viste éso en Venezuela?  A lo cual me respondo con total franqueza: sí, sin duda alguna.
Entonces, con una parsimonia teatral de los años 30 me pongo labial rojo en los labios con mucho cuidado, me acomodo bien el sostén, me acaricio el lado izquierdo de mi cuello con la mano derecha, el lado derecho de mi cuello con la mano izquierda, ensayo una sonrisa en varias perspectivas, verifico la pintura roja de mis uñas, saco el pecho y regreso donde estaba con la sonrisa bien ensayada a tomar el whisky que dejé a la mitad o a tomar el café que ya había empezado y estaba muy caliente.

Opa Tsupa – Les deux Guitares

#105 Féministe au quotidien

(Auteur: Claudine Serre, Le Monde du 10 Janvier 1978)

Engagée. Une rencontre au domicile de Simone de Brauvoir à la fin des années 1970 est l’occasion de retracer son  apport à la cause des femmes, via l’écriture, bien sûr, mais aussi le militantisme, qui bat son plein à l’époque.

IMG_20181002_151839 1974 est l’année de ma naissance, xio.

Rue Victor-Schœlcher ( Paris-14 ).  La porte est ouverte par Simone de Beauvoir, les yeux couleur sourire.  L’accueil est chaleureux, comme l’univers ouaté(*) de son studio. Entre les immenses rideaux de velours rouge et les livres, des poupées multicolores de tous pays observent à distance, muettes et dignes.  D’autres souvenirs enveloppent la pièce ; d’autres regards, tels ces portraits où le noir et blanc se confond avec les photos en couleur de Sartre et des intimes, visages d’avant et d’après-guerre, visages d’aujourd’hui, qui ajoutent à la sensation de douceur et de calme.  Beaucoup d’objets au rendez-vous : sur la table basse, une racine d’arbre, offerte par Violette Leduc ; entre deux grands coussins, un masque égyptien, qui occupe à lui seul un des canapés jaunes.  Alors, pour s’asseoir, il reste les fauteuils mauves.  Dans cette atmosphère au passé-présent, on plonge d’emblée dans la vie de l’écrivaine, dans ses amitiés proches ou lointaines.

Le bandeau de soie bleu turquoise qui entoure le visage de Simone de Beauvoir accentue l’amande de ses yeux vifs, prêts à capter tous les signes.  Aussitôt le débat commence.  Les voix s’élèvent : ce sont des femmes qui parlent, et c’est des femmes que l’on parle.  Nous informons, Simone de Beauvoir propose simplement.  Son féminisme ne se limite plus à l’écriture.  C’est pourtant ainsi qu’il avait commencé.

Dès son premier roman, L’invitée, les personnages principaux sont des femmes.  Mais il faut attendre l’après-guerre pour que Simone de Beauvoir mette en cause la condition féminine de manière plus explicite.  1949 : publication du Deuxième sexe, au sortir d’une guerre qui révèle à certains intellectuels la nécessité d’un engagement par l’écriture.   C’est en commençant à l’écrire qu’elle prend conscience de l’oppression des femmes.  Ce n’était pas évident pour elle, puisqu’elle vivait isolée dans un cercle d’hommes qui la traitaient en égale.  Ce que Beauvoir dénonce et expose dans son ouvrage, ce n’est qu’après sa parution qu’elle y fait face personnellement.

 

LUTTES ET TÁTONNEMENTS

Ce livre suscite un tollé parmi la gent masculine : « La violence de ces réactions, dit-elle, et leur bassesse m’ont laissée perplexe. »  Alors que du côté des femmes, la lecture du Deuxième Sexe est souvent ressentie comme une délivrance.  Pour la première fois, les lectrices se sont senti le droit à une existence différente.   En brisant  l’impression d’isolement, de résignation et de honte d’être femme, sa démarche littéraire présente déjà un engagement féministe en soi.  Et la condition des femmes, dès lors, ne sera plus absente de ses écrits.

Les héroïnes de Simone de Beauvoir ne sont pas plus libérées dans sa fiction que dans la réalité.  Elles se cherchent ; elles se mentent, comme l’amoureuse et la narcissique du Deuxième Sexe.  D’où leurs luttes, leurs tâtonnements.  Souvent dans son œuvre, deux sortes de femmes s’opposent par leur caractère.  Souvent dans son œuvre, deux sortes de femmes s’opposent par leur caractère.   Anne, l’héroïne des Mandarins, assume ses désirs, même contradictoires, jusqu’à l’authenticité.  Paule, l’amoureuse, au contraire, se berce dans l’illusoire glorification de l’autre –en l’occurrence  l’homme.

Les ouvrages de fiction suivants dévoilent un accident d’écriture.  Abandonnant le lieu hors scène de l’écrivain et la raison intouchable des philosophes, elle met en avant  des situations des femmes ordinaires –et leur parole.   Elle donne, sous forme de nouvelles (La Femme Rompue, 1967), des témoignages de leur malheur et de leur isolement.  Laurence, dans Les Belles Images, et Monique, dans La Femme Rompue, isolées dans leur cinéma intérieur, se laissent écraser para la vie quotidienne et domestique jusqu’à l’asphyxie.  La quarantaine pour Laurence, la cinquantaine pour Monique : une vie vide et solitaire qui se fragmente dans le désespoir.  Les trois nouvelles de la Femmes Rompue ont été lues comme des faits divers.  Et leur publication dans un magazine féminin à grand tirage n’a fait qu’accentuer le malentendu.   Or ces nouvelles annonçaient, à travers le style le plus simple, épuré du rationalisme philosophique, la recherche d’un féminisme immergé dans le quotidien.

 

DÉFERLEMENTS DE HARGNE 

     L’année 1972 ouvre la période militante par sa présence à la Mutualité, pour les Journées de dénonciation des crimes commis contre les femmes, première manifestation publique du Mouvement de libération des femmes.  À l’automne, son plus récent journal de souvenirs, Tout compte fait, en dévoile, par touches d’aquarelle, l’effet profond sus sa vie.  De plus, le ton du journal se personnalise.  Auparavant, des Mémoires d’une jeune fille rangée à La Force des choses, le cours du temps ordonnait une série de situations où le récit tenait lieu d’analyse.  À présent, ce n’est plus le calendrier d’une vie, mais le mouvement noué de ses goûts et des actions.

À une période où, pour de nombreuses femmes, le moindre geste quotidien se charge d’une résonance politique, Tout compte fait aborde une pratique féministe qui ne se limite plus à l’écriture.  Néanmoins, la femme écrivain reste discrète sur ses rapports personnels à la lutte.  C’est notamment l’exemple du courage moral et intellectuel, la leçon constante d’honnêteté et d’exigence, ses remarques, d’une franchise parfois cruelle, mais toujours tonifiante.  Les déferlements de hargne qu’a suscités à ses débuts le MFL la font sourire : ils lui évoquent les attaques perfides de l’après-guerre contre l’existentialisme.  Joie  parfois, aussi, lorsque l’auteure du Deuxième sexe accepte de consacrer un numéro entier des Temps modernes aux femmes, qui soit écrit par des militantes féministes, leur offrant une tribune d’où leurs voix seraient enfin entendues.

Il est difficile de conclure sur l’engagement féministe de Simone de Beauvoir.  Après avoir bousculé la vie de nos mères et assisté à l’éclosion de celle des filles insolentes de 1968, elle reste fidèle à cette idée que les femmes ont une tâche : vivre.

(Le Monde No. 2 No. 204. Suplément au Monde No. 19586 du samedi 12 janvier 2008)

 

 

 

#101

Sabes, esta noche tengo la intención de escribir una carta de amor.

No sé por dónde empezar.
Una de las cosas que me imaginaba cuando era adolescente y me parecía lo mejor de ser mayor de 40 años era poder decir siempre lo que uno pensaba y sentía. Pensaba que cuando uno  pasaba los 40 tenía licencia de hacer lo que uno quisiera.
Hoy me encuentro frente a un computador con 44 años de edad  y dudando decir: te extraño, te quiero, te amo, te adoro… en un raro ejercicio de cursilería que no termina de salir bien.
Al final quedará un texto con destinatario anónimo que si te llega por casualidad navegando  en este mar de bits, sabrás que es para ti.
Cambiamos poco desde la adolescencia hasta los 40 años. Contaré si hay cambios a los 80.
Por ahora diré que hay una cosa diferente en la manera de ver los cuentos de hadas y es que uno sueña despierto con algún amor que lo bese a uno con la esperanza de dejar de ser una ranita de jardín  para ser una reina, al menos en esa habitación, una reina en un reino de dos personas. También diré que uno despierta de esos sueños de manera brusca y ya no hay reino y uno ya no es reina.
 Entonces uno comprueba que uno no cambia mucho desde la adolescencia hasta tener 40, 60 y  80….porque cuando escucho a mi tía Ana Beatriz  que tiene 80, hablar de amor y suspirar, me doy cuenta.

23-9-2018

Hoy es 23 de septiembre de 2018, son las ocho y veintiún  de la noche en el llano venezolano de 180 de altitud. Hace 31°C   de temperatura y hay una humedad de 89%.

Hace dos días, a las 8 de la mañana estuve en  Cúcuta, Colombia; una ciudad de 320 de altitud, 26°C  y 50% de humedad.
Hace tres días estuve en Bogotá de 2.630 metros de altitud,  con una temperatura de 14°C y 52% de humedad.
Hace cuatro noches a la 8pm en Cali en el Valle del Cauca, una ciudad de 1080 de altitud hacía 23°C, con 75% de humedad
Hoy, a esta hora tomo una infusión de tomillo, aunque me provoca un Manhatan, escucho:
Feeling Gog de Nina Simone,
I Say a Little Prayer de Aretha Frlanklin,
Turiya and Ramakrishna de Alice Coltrane,
Poisson Rouge de Saint Privet
Emmène moi de Boulvevard des airs
finjo, pretendo llevar una vida normal
La música sigue.
A esta hora de la noche siento la luna crecer, el jardín está iluminado.  Mañana a las 6:30 de la tarde estará llena.
Es de noche y hace un calor sofocante, pero la música me traslada a otros olores y sensaciones.
Pienso en el camino que recorrí en bus desde el oeste hasta mi casa, el olor a plantas silvestres, en la soledad del llano que parecía un mar infinito, verde y fresco.
Esta noche es calurosa y estoy a pocos metros sobre el nivel del mar. Pero aquí no hay café descafeinado.
Hace pocas noches sentía frío y estaba a más de 2.000 metros de altitud. Había café descafeinado.

#6

 

 

descarga (1)

7-7-2018

Si hay alguien que ama y le teme a la escritura casi en igual proporción, esa soy yo, y cuando pienso en indagar dentro de mí, para saber por qué, como quien mira dentro de un pozo para encontrar la razón de tan extraño fenómeno, tengo la intuición de saber qué voy a encontrar:  el reflejo de mi rostro con marcas del tiempo que transcurre y a la vez con el tiempo detenido  en la misma y única expresión. La escritura me produce placer y me asusta.  Sin escribir no puedo vivir, escribiendo  me siento como si hubiese caminado durante días. Hoy en día, escribo a diario textos breves que luego borro o desaparezco como hojas secas de árboles que vuelan alto sin destino. La mayor parte del tiempo ando reconciliándome con las palabras que produzco, pero siempre terminan en un caos. Por suerte llevo un diario donde plasmo algunas ideas que esperan ser rescatadas, en ese proceso me encuentro.

 

#5

5-7-2018

Sueño con bailar contigo una canción de esas con mucho ritmo aunque no tenga profundidad de letra, ni compromiso social, ni inspirada en los acertijos de la vida. No  soy fanática de la moda insulsa, pero tampoco  soy en extremo filósofa delicada.  Y aunque yo leo por ejemplo: El Segundo Sexo de Simone de Beauvoir,  el mismo día coloco a todo volumen esa canción de Juanes  Pa Dentro porque soy del populacho también. Soy una ensalada de culturas, soy de aquí y soy de allá… y cuando escucho una cumbia, una salsa, un merengue campesino, un chamamé… pienso en ti mi amor, en las ganas de bailar  contigo, aunque tú no bailes al mismo son que yo y tengas los ojos azules y vivas en un país bajo 0º.

Veo el vídeo y escucho la canción: mi cuerpo se mueve a un ritmo materno ancestral, pero mi cerebro piensa en un racionalismo paterno heredado; pienso en la tesis doctoral que yo pudiera hacer de las imágenes del vídeo y su relación con fotografías y películas clásicas de los años 50, 60 y 70 o con el Titanic; además de la referencia al movimiento feminista en  su derecho de romper los estereotipos sexistas.  Una tesis doctoral sobre la semántica de la letra de la canción y su sentido implícito sexual como juego y elemento de seducción.

En conclusión, uno no puede negar sus orígenes de un lado ni de otro, llevo el calor de los países tropicales donde abunda las frutas y el frío de un país báltico donde pensar es el hobbie en invierno.

 

#4 Spartacus

“Un clásico es una obra que suscita un incesante polvillo de discursos críticos, pero que la obra se sacude continuamente de encima”. Italo Calvino

 

Cuando yo era una niña de 8 a 11 años de edad, mi mamá veía películas clásicas de los años ’60 y ’70, me sentaba junto a ella y me conversaba de tú a tú sobre Kirk Douglas, Tony Curtis, Elizabteh Taylor, Omar Sherif, Sophia Lorens, Richard Burton, Anthony Quinn… Al recordar estas escenas de mi infancia me doy cuenta que tengo dos de sus conductas: fijarme especialmente en la banda sonora de las películas y volver a verlas varias veces.

Hace poco compré varias películas clásicas de esas décadas y hoy ví  Espartaco (1960) de Stanley Kubrick,  de inmediato reconocí a los actores principales sin titubear.  Confieso que las escenas románticas me empalagan.  Me impresionó el guión e investigué en la web. La película está basada en una novela del escritor  Howard Fast y el guión y la adaptación es de Dalton Trumbo. Me cautivó tanto  los diálogos que la pausé varias veces para tomar notas. Ahora tengo curiosidad de la novela ¿cuánto hay de la novela, cuánto del guionista?

Definitivamente los clásicos son obras  a las cuales hay que volver siempre porque nos habla de todo lo que se ha  dicho, pero nadie escucha; casi parafraseando a André Gide.  Aquí dejo algunos fragmentos, los que más me llamaron la atención, tomados de los subtítulos de la película:

1.En la escena se encuentra el senador Graco comprando una gallina para hacer “un sacrificio anticuado” a lo que Cayo Julio César le dice: Pensé que no creías en dioses y Graco le responde: en privado no creo en ellos, tú tampoco. En público creo en todos ellos.

2. En esta escena hay una fila de esclavos que son regalos a escoger para el General Craso de parte del Gobernador de Sicilia. Craso escoge a uno y lee la descripción que llevaba colgado en el cuello: Antonio Siciliano. Edad 26 años. Cantor de poesías. Craso le pregunta: ¿para quién practicabas este maravilloso talento?  Antonio contesta: para los hijos de mi amo. Le enseñaba los autores clásicos.

3. Un gladiador es como un caballo, debe ser mimado: los aceitaremos, bañaremos, afeitaremos, masajearemos y les enseñaremos a pensar. Un buen cuerpo con una mente estúpida no vale nada.

4. El general Craso: ya nos vemos como tontos. No nos veamos como payasos también. Vete por calles desconocidas, sin toques de trompetas. Vete en secreto.El senador Graco: ¿Las damas, desde cuándo son un vicio? Son una extravagancia, una debilidad.

5. Cualquiera puede aprender a pelear ¿Quién quiere aprender a pelear?  Un animal puede aprender a pelear;  pero recitar cosas bonitas y lograr que la gente crea en ellas…

6. Se encuentran en el baño el general Craso y Antonio el poeta – esclavo. Antonio friega el cuerpo de  Craso dentro de la bañera. Este fragmento se pudo ver  en la película solo después de 1991 porque fue censurada, para poder incorporarla de nuevo tuvieron que rehacer el sonido por un problema técnico. La voz que se escucha no es la del actor Laurance Olivier(General Craso)  porque ya había muerto para entonces, la voz que se puede apreciar  es la de Anthony Hopkins.

-El general Craso: ¿Robas Antonio?

-Antonio: no, amo

-C: ¿mientes?

-A: en lo posible, no

-C: ¿alguna vez has difamado dioses?

-A: no, amo

-C: ¿te abstienes de estos vicios por respeto a la moralidad?

-A: sí, amo

-C: ¿comes ostras?

-A: cuando las tengo, amo

-C:¿comes caracoles?

-A: no, amo

-C:¿crees que comer ostras es moral y comer caracoles es inmoral?

-A: no, amo

-C: Eso depende de los gustos de cada uno ¿no?

-A: sí, amo

-C: y el gusto no es lo mismo que el apetito y por lo tanto, ésa no es una cuestión moral ¿no?

-Antonio: podría decirse que no, amo

-C: A mí me gustan las dos cosas: las ostras y los caracoles

 

No sé si para todos es tan evidente como lo fue para mí, la analogía usada: ostras y caracoles para hablar sobre los gustos de preferencia sexual y el argumento que esto no tiene nada que ver con lo moral o inmoral.

7. El senador Graco dirigiéndose ante el senado: ¡Prefiero corrupción republicana y libertad republicana antes que aceptar la dictadura de Craso sin ningún tipo de libertad!

8. Espartaco: Soy libre ¿y qué sé? Ni siquiera sé leer. No sé nada. Nada. Y quiero saber. Eso quiero. Quiero saber todo: ¿por qué las estrellas se caen y los pájaros no? ¿dónde se va el sol en la noche? ¿por qué la luna cambia de forma? Quiero saber de dónde viene el viento.

9. Todos los hombre pierden al morir y todos mueren; pero los esclavos no pierden lo mismo que otros. Cuando un hombre libre muere, pierde el placer de la vida. El esclavo pierde el dolor de la vida. La muerte significa la libertad para el esclavo, por eso no temen a la muerte.

10. -Senador Graco: Hoy en día veo que todo cuesta dinero, veo que el patriotismo también cuesta ¿Cuál es su precio?

-General Craso: Mi elección como magistrado supremo, el comando de todas las legiones de Italia y la abolición de la autoridad senatorial (del senado).

-Senador Graco: Una dictadura.

11. La política es una profesión práctica. Si un criminal tiene lo que quieres, negocias con él.

 

 

#3 Lecturas para estar al día (a veces) para relajarme (no siempre) y una canción para res(sus)pirar

 

Leo poco los periódicos y artículos de opinión porque me toca administrar mi tiempo en otras prioridades.   A partir de una conversación al final de esta mañana sobre gustos de autores de artículos de opinión hago la siguiente lista de escritores y periodistas a quienes me gusta leer:

1. Vargas Llosa

2. Elizabeth Burgos

3. Gabriel Zaid

4. Ibsen Pacheco

5. Gloria Álvarez

6. Rafael Poleo

7. Yael Farache

8. Alberto  Barrera Tyszka

9. Laureano Marquez

 

#2 Cuando el cine es literatura. Atención: Spoiler de Annie Hall. (Está usted ya advertido)

  • “Saben últimamente pasan cosas muy raras por mi cabeza porque yo ya soy cuarentón y supongo que estoy pasando por alguna crisis vital, no sé, no me preocupa la vejez no soy de esos, aunque me estoy quedando calvo de la coronilla y eso es lo peor que se puede decir de mí; sin embargo, creo que con la edad mejoraré.  Sí, creo que seré un ejemplar del tipo viril calvo, digamos lo contrario de un distinguido canoso; a menos que no sea ninguno de los dos y acabe siendo uno de esos babeantes que con la bolsa de la compra en el brazo entra en la cafetería predicando el socialismo”.   Fragmento de la película Annie Hall.

De cine sé poco, puedo pasar meses sin ir al cine o sin ver películas en casa. No me gusta el cine, confieso, salvo algunas excepciones.  Cuando una película me gusta es más por razones distintas al entrenamiento de ver la historia. Los criterios para que me guste una película va más por la fotografía, las tomas, de cómo está contada la historia, lo que dice entre líneas, las referencias que hace a hechos históricos u obras, el guión  y los diálogos. Los efectos especiales me empalagan.  Y con esto no digo que yo tenga la razón en criterios para seleccionar películas buenas,  simplemente cuento mi relación con el cine.

Cuando me gusta una película la puedo verla varias veces; de Woddy Allen hay dos películas que me gustan y las he visto varias veces  y he descubierto que veo elementos nuevos o que no recordaba muchos detalles.  Una de esas películas es Annie Hall (1975) y la otra es Conocerás el hombre de tus sueños (2010).

Hoy he visto Annie Hall por tercera vez y esta vez los diálogos en ciertas escenas me generaron asombro a pesar que ya la había visto. Sentí que la había visto por primera vez.

El intro de la película es alucinante. He puesto la cita al comienzo de este texto.

 

  • También hay una parte donde Alvy le hace una escena de celos, le hace reclamos a Annie por su profesor de literatura:

         Alvy: Ese idiota que enseña esa increíble porquería de crisis contemporánea del                       hombre occidental 

        Annie: No tienes idea. “Motivos existenciales de la literatura rusa”

       Alvy: ¿Cuál es la diferencia? Todo es masturbación mental

 

En otra escena dice una frase que le atribuye al Marqués de Sade: Se le da tanta importancia al orgasmo para compensar las zonas vacías de la vida.

En la escena donde termina su relación con Annie le pregunta a una señora que va pasando por la calle por qué había terminado su relación, ésta le responde: ¨jamás es por algo que has hecho, las personas son así, el amor se marchita ¨.
Otras frases que aparecen en la película que me hacen gracia:
  • Es que no tiran la basura a la calle, la convierten en televisión ( al referirse a las calles limpias de Beverly Hills)
  • No hay crímenes por dinero, pero hay asesinatos rituales religiosos, hay asesinos macrobióticos
  • ¨No respondo bien a lo tierno, me pongo demasiado tierno, maduro y después me pudro¨.
  • ¨Uno siempre está intentando que las cosas sean perfectas en el arte porque en la vida es realmente difícil conseguirlo¨
  • “No te metas con la masturbación. Es hacer el amor con alguien a quien yo quiero”

Termina la película de manera magistral:

“…y recordé aquel viejo chiste, aquel del tipo que va al psiquiatra y le dice: Doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina.

Y el doctor responde: ¿Pues por qué no lo mete en un manicomio? Y el tipo le dice: Lo haría, pero necesito los huevos.

Pues, eso más o menos es lo que pienso sobre las relaciones humanas, saben, son totalmente irracionales y locas y absurdas, pero supongo que continuamos manteniéndolas porque la mayoría necesitamos los huevos.

 

 

#1 Showcase(*)

 

A: Carlos, Jêrome y Yoko…

 

Mayo de 2009, mi último día en París: a consciencia hice una caminata por orillas del río Sena porque tenía el presentimiento de tardar algún tiempo en regresar, pasé  por el Puente de las Artes, el puente Alejandro III…impregnándome a cada paso de aromas, perfumes, sensaciones y miradas para dejarlos plasmados en mi memoria. Años después veo  un video de Adele “Someone like you”  donde ella hace el mismo recorrido que hice yo en esa oportunidad. ¡Qué coincidencia!

En mi visita del 2018 pensé hacer un  recorrido parecido y por azares de la vida lo hice con tres personas: un francés, un venezolano  y una chica venezolana- japonesa, ellos no viven en París sino en Lille, pero estaban de visita en París para ver la exposición de joyas realizadas por artistas en el Museo de Artes Decorativas. Caminamos con serenidad, hablamos de política, de las ventajas y maravillas de la democracia, de economía, de finanzas, de mis sueños, de mis angustias, mirábamos las embarcaciones, las paredes, los graffitis  y hasta una discoteca que hay allí debajo de uno de los puentes…

Yo escuchaba a mi amigo quien me resultaba encantador mientras pasaban las horas de la tarde, escuchaba a nuestros amigos que nos acompañaban muy de cerca  y susurraban en francés alguna cosa, alguna historia, alguna anécdota (él tiene una sonrisa y unos ojos que iluminan;  ella una delicadeza propia de las personas del Japón;  tengo  tanta curiosidad de Japón)  Me sentía privilegiada… vi y escuché a un gorrión en la punta de un árbol sin hojas, veía el curso del río, sentíamos frío, yo apretaba mis manos dentro de mi abrigo;  me sentía feliz y disfrutaba cada segundo de esa caminata tan agradable, de en vez en cuando aparecía el aroma de un delicioso perfume.   Pensaba en el recorrido que hacíamos, un poco más  debajo de donde lo había hecho yo antes, más cerca del agua;  pensaba en que al día siguiente estaría nuevamente en Lille de visita y que aún tendría la oportunidad de pasar después  unos días en París nuevamente, pensaba en Adele y su “Someone like you”, pensaba en que éramos cuatro personas caminando a orillas del río Sena compartiendo la maravillosa experiencia de conversar y compartir el calor humano en una ciudad tan grande, con tantas personas desconocidas, seguro con muchas soledades y con tanto frío. Pensaba que tal vez ellos no tendrían idea de mis meditaciones  en medio de mi escucha atenta y de mi felicidad, porque yo me sentía feliz como cuando uno siente el corazón enamorado gracias a algo tan  simple y tan extraordinario a la vez como lo es una caminata entre conversaciones con tres bonitas personas a orillas del río Sena en París en un mes de marzo mientras caía la tarde.

 

*Showcase: Es una discoteca que se encuentra debajo del Puente de Alejandro III del río Sena, cuenta con un sistema de sonido e iluminación que hace del sitio un lugar especial para bailar electro, house, disco y en ocasiones música en vivo, tiene vistas al río.

 

 

La profundidad de lo superficial

Cada vez que me subo al transporte público  me fijo en las personas que allí se encuentran.  Empiezo la transformación: les cambio el corte de cabello, el peinado, la ropa, el maquillaje, la actitud, los pongo a dieta…dentro de sí aplico lecturas y películas de autor.

Es increíble el resultado: mujeres de 40 y 50 años interesantes, hombre de 60 muy guapos, jóvenes hermosos. Es un ejercicio que me agrada hacer.

En la ciudad donde vivo, las personas en general  no se cuidan la alimentación ni hacen deportes, se cultivan poco. Pienso que es un problema educativo que poco tiene que ver con el hecho de que sean de clase baja o media. En la mayoría de los casos, el estilo de vida que llevan que los hace descuidados en su salud y en su desarrollo personal, hace que gasten más dinero y tiempo de lo necesario por ejemplo.

Una educación centrada en mejorar la calidad de vida a través de la responsabilidad, la autoestima, en el cuidado de sí mismo sería un importante cambio en una sociedad donde las jóvenes hermosas envejecen más temprano, los caballeros tienen en su mayoría problemas de higiene personal y la población en general tienen esquemas y toman decisiones basándose en suposiciones y supersticiones.

Cuando hago regalos siempre obsequio libros. Hay quienes opinan que no es nada interesante regalar libros y menos a niños, pero muchas son las anécdotas que demuestran lo contrario: los niños adoran los libros. En estas navidades pasadas regalé varios libros de poesía, cuentos y revistas en una ferretería, en una venta de comida rápida, en un puesto de ventas de cds y dvds y en una venta de cervezas  ¿El resultado? Alegría, agradecimiento y ahí mismo junto al perro caliente o junto a la cerveza hubo lectores a montón y hasta ciertas discusiones porque se peleaban por los libros.

Elizabeth tiene seis años, es la prima de mi hija Verónica y siempre me manifiesta con emoción que ama los libros que le regalo. Esta vez me agradeció el último que le obsequié y lleva una veintena de lecturas porque le encanta que su prima, mi hija, su tío y su padre le lean en voz alta mientras mira las hermosas ilustraciones de ROSAURA EN BICICLETA.

images

“Todas las mananas Rosaura va en su bicicleta a comprar la leche y el pan a la bodega”

 

ROSAURA EN BICICLETA.

Autor:  Daniel Barbot

Ilustraciones:   Faría, Rosana

 

 

 

 

 

 

 

Ellos no comieron paté

 

El pequeño salón está lleno de personas que hablan y ríen, toman ponche, saborean un exquisito mousse de “La Fruta de la Pasión” que tiene la particularidad de mostrar el paraíso por fracciones de segundos; todos comen paté…

Él es moreno, tiene en sus facciones la fuerza de antiguos caciques.  Él es montañista y ama el idioma francés, eso dijo un día.

En el fondo del saloncito, se reproduce en un televisor, porque ahora la música se puede escuchar desde un televisor, una canción que se llama “La Pluie”. Nadie parece percibirla. A mí me empapó.

Ella parece que lo arropa con sus ojos y él  con las alas que se trajo del espíritu de un cóndor  cuando fue a caminar por las montañas; un día dijo que era montañista y que amaba el idioma francés.

Él tiene una sonrisa que no pudieron apresar las discusiones sobre política y economía en Venezuela, porque él es un soñador que camina sobre nubes de utopías y a veces se zambulle en lagos de realidad.

Ella parece que lo abriga cada vez que parpadea.

Ellos hicieron un pequeño planeta sin volcanes y sin baobabs en medio de un “Au Rendez-vous des Amis”. Ella ama la música francesa, sobretodo cuando llueve y más si brilla el sol.

Hay algarabía, hay personas comiendo y bebiendo, hablando y riendo; ellos murmuran palabras que son excusas para sus silencios porque nada tienen que decirse más que el abrazo de sus ojos y las alas que agitan sus corazones.

 

Mujer número 1.

dolor espalda mujer

Tomo una o dos cervezas todos los días, me gustan los zapatos de tacón medio, preferiblemente tacón 5 ó 7; me gusta la pintura de uñas de color rojo, me gusta la literatura, leer algo todos los días en la noche justo antes de acostarme, sentada en mi estudio frente a mi jardín mientras tomo una taza de té o una cerveza o un trago de whisky. Me gusta la música, la fotografía y el arte.

Me gusta bailar salsa, merengue, cha-cha, mambo, milonga…

Puede sonar extraño, pero no me gusta recibir regalos; prefiero una invitación a comer, a tomar un café, o un buen perfume. Adoro: L’Eau d’Issey, Les Voyages de Hermes, Hugo Boss unisex, Channel Nº 5…Los obsequios convirtieron mi casa en una colección de cosas que no uso. Todos los días salgo con algo que regalar para evitar la acumulación.

No me gusta maquillarme los labios, no fumo; odio los crocs y el olor a cigarro…Se me hacen pesados los fanáticos religiosos,  políticos o por los deportes. No me agrada en lo absoluto el exceso de confianza de parte de un hombre que no me conozca bien y se empeña en llamarme: bebé, linda, nena, preciosa, muñeca…

Si trabajo muy seguido en la computadora o con el teléfono tengo descargas eléctricas en la puntas de los dedos  durante la noche  que luego me provocan problemas para dormir.

Me gusta la moda clásica, los hombres clásicos que se cuidan: que cuidan lo que comen y lo que beben,  tienen modales en la mesa,  huelen bien, son organizados, son corteses, son calmados…

Me gusta caminar, las montañas, el campo, el olor a mastranto y a estoraque.

 

 

C’est la vie !

Etiquetas

,

Hoy me levanté más temprano de costumbre para asistir a un programa de radio que conduce Michell Geraldine (@usagimichell ) llamado “El rincón del loco”, Yussef consiguió la cita con el objetivo de difundir las actividades que realizamos en la Alianza Francesa de Barinas. Luego me fui a hacer algunas compras en el mercado La Carolina. Adoro ir al mercado. Sentir el aroma de las frutas, las flores y las especies, me hace sentir contenta. Compré flores y dos ramilletes de eucaliptos.
En los últimos meses he cambiado mi estilo de vida radicalmente. Ahora soy “Ama de Casa”. Mi cerebro ha cambiado, salir de eso que llaman “zona de confort” me producía terror, tener que aprender cosas nuevas, cambiar mis rutinas y tener que enfrentar situaciones nuevas. Por diferentes razones me tocó cambiar mis esquemas, por ejemplo he aprendido a cocinar en los últimos cuatro meses; antes no era ama de casa, ahora sí.

Paso coleto mientras escucho:

Cocino mientras escucho a:

Descubro facetas nuevas y me reinvento. Salir temprano en la mañana para comprar vegetales y frutas en el mercado para preparar el almuerzo me permite disfrutar de la ciudad en horas que no hay tanto calor (al menos no hace 40º) y hay poco tráfico. La ciudad donde vivo es hostil: la temperatura, la falta de estética en su organización, el ruido, la actitud impulsiva de la mayoría de las personas, el irrespeto constante de las normas de convivencia…; sin embargo he tomado la decisión de mirar las cosas que me gustan de ella, por ejemplo: las nubes, siempre me ha gustado ver las nubes y aquí es posible porque es llano. Me gusta la autoestima de las mujeres de estratos humildes en general, no les importa si tienen kilos de más o no cumplir con los cánones convencionales de belleza, ni la moda y la elegancia de las pasarelas; ellas se muestran y caminan con una actitud de “no me importa lo que piensa la gente”. Eso es algo que admiro de estas mujeres, sobretodo luego de conocer algunas de otros niveles socio-económicos o culturales insoportablemente bonitas, perfectas; salvo que estaban tristes y tenían la autoimagen de muy feas. Al principio de conocerlas pensé que era broma. Las mujeres de aquí tienen que lidiar con muchos problemas, todas tienen historias de amores rotos, tienen sobrepeso, otras están muy flacas; están jodidas, pero no están tristes. No tienen tiempo para estarlo. Hay cosas que detesto de esta ciudad y otras que me cautivan. C’est la vie !